The goodbye I never said

No sé por donde empezar, nunca había tenido que despedirme. No sé si esto haya sido intencionalmente por el miedo a decir adiós, pero hoy por fin lo tengo que hacer.

Desde que planeé mudarme nunca tuve la certeza de que me iría, sino hasta 2 semanas antes. Pocos días antes hice mi maleta y de un día a otro me fui sin tener el tiempo suficiente para decir adiós apropiadamente. Nunca en mis casi 2 años de haberme ido, he tenido un duelo. Hoy es el día.

Me despido de las cosas que me compraron mis papás con mucho esfuerzo, mi cama, mi ropero, mi computadora, mi cajonera. Cada una de esas cosas son especiales para mí y no porque sean materiales sino porque fueron compradas por mis papás y para mi. Siempre he apreciado demasiado lo que me dan, he sido muy agradecida con todo lo que pudieron darme, nunca me enojé por nada por no ser bonito, nuevo, o caro. Disfrutaba de sus regalos porque se que al verlo se acordaban de mi y pensaban en que sería algo que me gustaría. Recuerdo algunos regalos de cumpleaños, algunos pasteles incluso. Vivir con mis papás ha sido la mejor experiencia de mi vida. Me gustaba ser niña. Ojalá tuviera más memorias de mi niñez, ojalá existiera un video donde pudiera ver todo de nuevo.

Pero es inevitable crecer, e irnos despegando de nuestros padres. Les agradezco haberme hecho alguien mas independiente, fuerte, responsable, trabajadora, perseverante. Pero no les puedo decir adiós porque es muy triste. Les digo hasta luego con miedo, no se si los vuelva a ver, cualquier cosa puede pasar a cualquiera de nosotros y me duele pensar en ese futuro indeseado, en esa probabilidad infeliz. Quisiera estar mas cerca de ellos y verlos cada fin de semana al menos, los años se van rápido cuando eres niño y cuando eres adulto también, siento que tengo los días contados con ellos. Mis viejitos son muy saludables, pero así como siento que pasan rápido los años para mi, tambien se que pasan para ellos.

Le digo adiós a las reuniones de viernes saliendo del trabajo, de los chistes mexicanos, de la cerveza, de mis dulces favoritos, de la comida que hace mi mamá, de mis fiestas de cumpleaños donde se reunian mis amigos conmigo. Adiós a mis fines de semana en familia.

Sé que yo elegí vivir esto pero aun asi es difícil. Es triste que el lugar donde quieres estar no es el lugar en el que esta la gente que quieres. No puedo obligarlos a irse de donde están por mi, y tampoco ellos pueden obligarme a quedarme. Cada quien vive su vida y toma caminos distintos, es difícil cuando los caminos estan muy separados, pero sé que los veré cada vez mas pronto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s