24 la edad de los por qués

Definitivamente no se que quiero y me aterra decirlo.
Así que he decidido hablarle a todos y a nadie, al que quiera leer.
No me gusta levantarme temprano y tener que pasar 9 horas sentada frente a una pantalla, aún si el trabajo se ha terminado. Y aunque siempre haya algo que hacer me resulta agotador, para mis ojos, para mi mente y para mi cuerpo.
No se si sería un poco más feliz si trabajara a lo sumo 8 horas, o si ese fuera el caso desearía trabajar menos, o trabajar en otro lugar, y si trabajara en otro lugar menos horas desearía trabajar en otro campo.
No sé si algún día algo me haga sentir contenta. Generalmente valoro lo bueno que era algo mucho tiempo después, cuando me encuentro con otra cosa peor o no tan buena. Lo cual me hace una persona mal agradecida del presente.
Cuando pienso en retrospectiva me siento orgullosa por lo que he logrado, pero cuando me veo en el presente siento que no he logrado mucho.
Cuando hace calor extraño el frío y cuando hace frío extraño el calor, ¿a todo mundo le pasa?
Mi estado de ánimo determina qué ropa voy a usar.
A veces no quiero que nadie me hable y a veces me aburro por no tener con quién hablar. Incluso a veces me canso de hablar tanto.
¿Ser consciente me hace ser maduro?
¿Cómo sé que voy por buen camino, pero primero… cómo sé que voy a algún lado?
cropped-e66efefc-2044-4842-9448-99ca9c3e2907-2.jpeg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s